lunes, 16 de octubre de 2017

El fantasma del parque.


Esta leyenda sucedió en la localidad de  Jaral del Progreso en México donde un intendente mandó a colocar varias bancas en un parque ubicado muy cercano a un cementerio.

El hecho fue que las bancas comenzaron a aparecer manchadas y rotas por lo que debió enviar a un vigilante para que las cuidara, pero lo llamativo del caso fue que todos los agentes enviados comenzaron a enfermarse luego de pasar una noche en el lugar.

Estos alegaban la aparición de un fantasma por lo que el intendente decidió cortar por lo sano y enviar a su policía de confianza, un hombre intachable: El chino Herrera. Como todos el primer día se presentó a trabajar pero al día siguiente debió ser internando en el hospital donde antes de fallecer le contó a su jefe una historia aterradora…


Herrera afirmó que iba todo normal hasta la medianoche cuando comenzó a surgir una densa niebla y soplar viento frío, a la vez que le pareció escuchar el llanto de una mujer al final del parque. Se dirigió allí y en medio de la bruma divisó una silueta blanca, a quien le ordenó retirarse de lugar porque era muy tarde, pero no recibió contestación alguna. Luego vio que la mujer se dirigía al panteón pero que no movía las piernas….sino que flotaba a unos 30 cm de suelo. Acto seguido el fantasma se abalanzó sobre el hombre con unos encendidos ojos rojos, lo que le provocó el desmayo, la internación y su posterior muerte.

FUENTE: http://www.mitos-mexicanos.com

viernes, 13 de octubre de 2017

El Fantasma de la Escuela.


Hace muchos años, antes de que existiera la escuela 20 de Noviembre de Acámbaro Guanajuato, existía una casa enorme donde vivía una familia muy feliz. Pero un día inesperado, en medio de la noche fría y oscura, cuando toda la familia dormía, la casa se comenzó a quemar, esa noche oscura, acabo con más de la mitad de la familia. Luego la enorme casa fue derrumbada y se construyó en el mismo gran terreno la escuela 20 de noviembre  dirigida por el maestro Juan, quien era muy alto y fuerte.

Al construirse la escuela, muchos niños que estudian o estudiaban ahí dicen que se presentan cosas algo paranormales, algunos dicen que algunas veces cuando no hay casi nadie en la escuela o en la noche, se escuchan personas caminando por el gran patio y salones altos de la escuela, algunos otros curiosos niños y maestros han dicho que se escuchan personas adultas que suben y bajan las cortas escaleras.


Hasta que una vez el maestro Juan con el gran interés de saber que o quiénes eran los que tanto asustaban a los asustados niños, el maestro se quedó durante la noche fría y oscura en la escuela 20 de noviembre con las calles vacías y oscuras ya que se habían descompuesto misteriosamente las luminosas lámparas de afuera de la escuela, Juan estuvo acompañado del conserje Luis el cual estaba con un gran miedo y era de baja estatura, al poco tiempo escucharon algo cerca de los baños de la escuela y con grandes linternas y grabadoras de video y sonido pegadas a unos cascos raros que llevaban puestos empezaron a acercarse hacia el extraño ruido y de repente ambos sintieron un viento demasiado fuerte que pasaba enfrente de ellos durante un corto momento, ambos llenos de miedo decidieron volver a revisar lo que habían captado sus cámaras.

Ambos quedaron llenos de miedo al ver que cuando ellos sintieron el viento se vio una sombra fría y blanca mirándolos fijamente al pasar justamente enfrente de ellos. Quisieron salir de ahí pero al intentarlo la enorme puerta se había cerrado y, alguien, al intentar abrirla los atacó, pero no había nadie. En ese momento ellos pensaron que los fantasmas los habían dejado al parar los ataques, pero ellos no se dieron cuenta de que los habían hecho enojar mucho más.


El aire se sentía más fuerte, las mesas y las sillas comenzaron a caer al suelo frio y lo peor fue cuando vieron a alguien de gran tamaño sin la cámara parado justo enfrente de ellos. Fueron hacia el pequeño salón donde ellos tenían sus ingeniosos equipos, intentando escapar de lo anterior, su sorpresa fue que al llegar habían grandes manchas de sangre y una nota rara en la mesa que decía: “Es el, él está en todas partes”.

La cual al conserje Luis no le intereso demasiado ya que él había llegado después del término de la gran construcción. Pero en realidad era algo demasiado sorprendente para Juan, ya que en la gran casa que se derrumbo vivía una persona decían que era muy rápida y aparecía en todos lados haciendo bromas, asustando y jugando.

Juan y el conserje decidieron ocultarlo para evitar que cerraran la gran escuela y clausuraran el  gran terreno ya que era de Juan y él mismo era el dueño de la escuela, pero se dice que los fantasmas se han representado de una forma u otra y siguen manifestándose buscando libertad y se dice que con las personas que actualmente acuden a esa escuela, el fantasma busca jugar con algunos maestros y alumnos pero muchos no lo saben aún pero la escuela es conocida por algunos como “El Fantasma De La Escuela” y se seguirá manifestando hasta el fin de la escuela…

FUENTE: https://miscuentosdeterror.com

jueves, 12 de octubre de 2017

La leyenda del fantasma del niño feliz.


El viernes 10 de Octubre de 1986, alrededor de las 12 del mediodía, la ciudad de San Salvador, capital de la República de El Salvador, fue arrasada por un violento terremoto que destruyó gran parte de las edificaciones y produjo unas mil quinientas víctimas y muy cuantiosos daños materiales. Entre los numerosos muertos se hallaban las alumnas de la escuela Santa Catalina, en donde fallecieron aplastadas por los escombros unas cuarenta niñas y un niño. Grande fue el dolor que la población sufrió al enterrarlos. Se inició la lenta reconstrucción de la ciudad, con la esperanza de que el terremoto quedase pronto en el olvido.

Pocos meses después, llegó a la ciudad de San Salvador un circo. Todos creyeron que se trataba de una bendición del cielo, ya que traería un poco de solaz y borraría, al menos en lo inmediato, tantos ingratos recuerdos que había dejado el siniestro. Los artistas fueron alojados en un hotel a medio derruir, y en la plaza mayor se anunció que el ansiado espectáculo pronto estaría al alcance de todos.


No hubo persona que quisiera perderse el encanto del circo. Las funciones tenían lugar al aire libre, en medio de los edificios aún en proceso de reconstrucción. Noche tras noche los artistas se entregaban a regalar diversión al público, cuando alguien notó que en la ventana de un primer piso un niño reía, fuertemente divertido por los acontecimientos de la función. Como la algarabía era general, a nadie le extrañó mucho que una cosa tan común sucediera, aunque algunos se preguntaron por qué el niño no se unía al resto del público y prefería observar los números desde esa distancia, en la ventana de un edificio que había sido afectado por el terremoto. Las funciones continuaron y nadie pareció preocuparse demasiado por el asunto.

Sucedió que una noche, cuando el circo daba una de sus últimas funciones, el los rumores sobre la presencia del niño aumentaron a tal punto que la curiosidad de la gente demandó que unos vecino se acercaran a la ventana para preguntar al chiquitín por qué no se unía a ellos en la fiesta. Grande fue la sorpresa cuando se constató que el niño había desaparecido y ningún rastro se halló de él, ni dentro ni fuera del edificio, y no se pudo dar con padres ni parientes. Nadie afirmó conocer al niño, aunque desde la distancia desde la que se lo veía se hacía imposible distinguir claramente sus rasgos. Subyugados por el misterio, los habitantes de San Salvador se dispusieron, la noche siguiente, a observar con detenimiento la última función del circo.


Los artistas estaban ya finalizando la última de las escenas, cuando alguien escuchó, en medio de la risa y la jarana generales, un aplauso divertido que provenía de la ventana en la que el misterioso niño había aparecido días atrás. Y allí estaba él, cuando todos voltearon para verle: dichoso, disfrutando de la velada, agitando sus manos. De inmediato se inició su busca; cuando llegaron hasta la ventana del primer piso, las personas que habían acudido presurosas no encontraron a nadie.

Entonces alguien lo recordó: entre los más de mil quinientos muertos que se contabilizaron a causa del terremoto en la ciudad de San Salvador, figuraban las cuarenta alumnas de la escuela Santa Catalina, y un niño. ¿Puede haber sido su espíritu el que se negaba a partir violentamente de su querida ciudad? El risueño niño no ha vuelto a aparecer, y quizás no lo sepamos nunca.

FUENTE: http://es.creepypasta.wikia.com

miércoles, 11 de octubre de 2017

Supuesto niño fantasma apareció en Colegio Enrique Rébsamen


Un menor se puede ver entre las grietas durante una transmisión en vivo de una cadena televisiva.

Días después del sismo del 19 de Septiembre del 2017 en la Ciudad de México, circulaba en redes sociales la teoría de un supuesto niño que aparecía entre las grietas de la estructura del Colegio Rébsamen, lugar donde murieron varios menores.

Los usuarios de redes sociales compartieron teorías sobre la existencia de sobrevivientes en las ruinas, también mencionaron que el menor que se veía entre las grietas en una transmisión en vivo de una cadena televisiva puede ser un fantasma, ya que, como continúa la grabación, en otra toma ese "niño" ya no aparece.

Al momento que los televidentes vieron al supuesto menor entre las grietas comenzaron a publicar en redes sociales sobre lo visto y enviar mensajes para pedir ayuda.


El caso de la niña "Frida Sofia" causó mucha conmoción en el pueblo mexicano, ya que esa pequeña se había convertido en un símbolo de fortaleza para el país, muchas personas esperaron que ella apareciera, pero lamentablemente el subsecretario de la Marina Enrique Sarmiento Beltrán dijo que la menor nunca existió, sus padres jamás aparecieron, en el colegio no había nadie que se llamará "Frida Sofia", mientras que el Almirante José Luis Vergara dijo que la información que dio nunca fue “con un fin malévolo”.

En entrevista televisiva, el almirante indicó que la información que proporcionó a la reportera de FORO TV era cierta.


VIDEO DONDE APARECE EL SUPUESTO MENOR

A Frida Sofía la han relacionado con un caso de 1985, donde por varios días de una búsqueda implacable en medio de un derrumbado edificio, cuerpos de rescatistas aseguraron oír golpes desde el fondo de los escombros y creyeron que se trataba de un niño llamado "Monchito" que estaba vivo.

Equipos de rescate italianos, israelíes y de la Marina mexicana dictaminaron que allí no había vida, posteriormente llegaron jóvenes de la sección 5 del Voluntariado Nacional que creyeron detectar signos de vida, y durante una semana desencadenaron en México la esperanza de rescatar una vida, la última, al terremoto y con un equipo mexicano, allí donde los expertos internacionales habían dicho que no quedaba nadie vivo.
“Si eres un adulto da un golpe, si eres un niño golpea dos veces”; se escuchaba decir a los rescatistas quienes quedaron perplejos al escuchar 2 golpes. La esperanza de los padres del pequeño se reavivó al creer que su hijo podía estar vivo.

Sin importar cuántas maniobras se hicieron, Monchito nunca apareció. La búsqueda terminó el 11 de octubre y con ella se difuminaron las esperanzas de la familia, de los amigos, de los vecinos y de la sociedad.


Nos dimos a la tarea de buscar y revisar varios videos de las transmisiones día y de noche y lamentablemente encontramos que puede ser un efecto visual ya que en ese lugar solamente se alcanzan a ver ladrillos y desde la perspectiva donde esté la cámara se vé éste supuesto fantasma, a esto le podemos llamar que es una Pareidolia. Y como siempre, usted tiene la última palabra.

Fuentes: http://www.vanguardia.com.mx  https://www.youtube.com

martes, 10 de octubre de 2017

La historia de 'Monchito' el niño fantasma del terremoto de 1985 y Frida Sofía


Frida Sofía, una menor que supuestamente habría quedado atrapada entre los escombros de un colegio nunca existió, según confirmó la Marina Mexicana. Una historia similar ocurrió hace 32 años atrás.

La Marina de México anunció que no había ninguna menor entre los escombros del Colegio Enrique Rébsamen, que se derrumbó tras el reciente terremoto de 7,1 grado en la escala Richter. Su desaparición se convirtió en tendencia en Twitter, incluso se llegó a decir que estaba atrapada con tres compañeros. Pero la Marina de México lo confirmó: Frida Sofía no existe.

Un episodio similar ocurrió en el terremoto de 8,2 grados ocurrido en México el 19 de setiembre de 1985. (Paradójicamente, un 19 de setiembre) Luis Ramón Navarrete, alias 'Monchito', un niño de 9 años, desapareció. No murió enterrada en un colegio, como fue el caso de Frida, sino en su propia vivienda del complejo ubicado en un céntrico edificio de la Ciudad de México. No fue tendencia, pero captó toda la atención de la prensa nacional e internacional.


En el caso de Frida, un rescatista aseguró a la prensa que la menor respondía por medio de golpes y que estaría acompañada de otras tres personas. Lo raro es que no habían familiares que reclamaran su cuerpo. En el caso de 'Monchito',  equipos de rescate oyeron golpes desde el fondo de los escombros. Durante una semana el país estuvo a la expectativa de su rescate.

Se montaron cadenas de oración mientras los trabajos de búsqueda continuaban. Un 11 de octubre los rescatistas aseguraron que no pudieron encontrar a nadie. Los más incrédulos lo buscaron por sus propios medios. Su padre, Mauricio Navarrete, exigió que lo encontrarán con vida. Sin embargo, solo apareció el cuerpo de su abuelo, pero el de 'Monchito' no.

México

¿QUÉ DIJO LA PRENSA SOBRE MONCHITO?

Para que no queden dudas de la historia de 'Monchito' —el niño fantasma— un periodista llamado José Comas escribió una crónica para El País de España (titulada 'Monchito, el rescate imposible') con los detalles de lo que ocurrió durante las 400 horas de las labores de rescate.

Al final, el padre del niño acusó al Gobierno de montar una farsa y de que el ingeniero a cargo de las labores de búsqueda, identificado en la nota como Gustavo Gómez, “entorpeció el rescate”. Así quedó consignado en una nota de prensa del diario español ABC, un 9 de octubre de 1985.

En otra nota de La Prensa, señalan que el menor "para los ingenieros encargados de la tareas de remoción de escombros persiste la idea de que el menor se desintegró al contacto con las llamas".

Por último, la portada de La Prensa titula 'Acaben la pesadilla' y en la bajada las súplicas del padre del menor: "Saquen a mi hijo vivo o muerto".


No se sabe hasta el día de hoy si 'Monchito' murió con su abuelo o si realmente existió.

FUENTE: https://peru21.pe

lunes, 9 de octubre de 2017

Julio de 2014, El desmantelamiento del Proyecto HAARP


El Centro de Investigaciones de Gakona, en Alaska, más conocido por sus siglas en inglés como HAARP, anunció su desmantelamiento en julio del 2014.

Situado en el foco de las teorías conspirativas de los últimos años y de los desastres ocasionados últimamente, el proyecto HAARP dedicado a estudios de la ionósfera y la aurora boreal se desmanteló por falta de financiamiento en el año 2014.

El gigantesco establecimiento dedicado al proyecto HAARP contaba con una cadena de transmisores de radio y antenas que se empleaban para calentar la ionósfera, es decir, la zona más alta de la atmósfera. Su funcionamiento era capaz de crear una aurora boreal artificial, convirtiendo el cielo en un virtual laboratorio para el estudio del comportamiento de las partículas cargadas en la ionósfera, entre otras investigaciones.


Este centro, era el más avanzado del mundo, y fué desmantelado hacia finales de julio 2014, tras enfrentar acusaciones de ser un 'haz militar de muerte', un arma de control mental y climatológico, entre otras.

En su intento por subsistir económicamente, el proyecto HAARP debió mantener un continuo equilibrio entre las tareas científicas y los estudios encargados por DARPA, la agencia de proyectos militares del Pentágono estadounidense.

Pese a la información de hace ya tres años, todavía se habla de él por los desastres naturales que han ocurrido últimamente debido a la desinformación que circula por las redes sociales.

FUENTE: https://mx.mobile.tuhistory.com

viernes, 6 de octubre de 2017

El origen y significado del beso de la muerte.


El concepto del beso de la muerte es muy recurrente en la cultura popular: películas, libros, series. Ha sido adoptado como una expresión bastante común. ¿Pero realmente sabemos a qué se refiere y de dónde surgió esta figura poética, o sólo la entendemos de manera muy superficial?

El punto de referencia de la mayoría de la gente es el mundo de los gángsters y la mafia. Pero en realidad su origen proviene de una antigua tradición mística.

El experto en simbolismo de la Universidad de Barcelona Raimon Arola, hizo una extensa labor de investigación para rastrear el origen esotérico del beso de la muerte, también llamado mors osculi.


Esta inquietud le surgió a partir de observar una llamativa estatua en el cementerio del Poble Nou, España, en la que la muerte personificada como la parca, en su figura de esqueleto, va en busca de un joven y se lo lleva a su reino con un beso.

Es el arquetipo visual que encierra el simbolismo de la vida después de la muerte. Un beso que nos lleva a “morir antes de morir, o la muerte como una iniciación religiosa o espiritual”, señala Arola.

El investigador asegura que en el mundo actual “se ha perdido el conocimiento de los misterios de la muerte y esta, si es que se tiene en cuenta, es considerada como un acontecimiento terrible y nefasto”.

Pero en el mors osculi, la diferencia radica en que “la muerte se presenta como aliado y colaborador. La muerte se ha concentrado en un personaje que refleja, como si fuera un espejo, al propio individuo ante quien se presenta. Una sombra, una oscuridad, un espectro delimitado que se abalanza sobre el ser vivo y lo besa”. Es una iniciación poética, una línea muy delgada entre lo artístico y lo religioso.


La imagen del beso de la muerte también se remonta a la tradición cabalista y la alquimia, en donde se menciona con frecuencia el acto de besar en la boca. Por lo general, representa la transferencia del aliento vital, el hálito, espíritu o alma.

Se repite también el proceso cosmogónico que narra el Genésis cuando habla del espíritu de Dios que se posa sobre las aguas para insuflar el aliento o Ruach Elohim.

Es decir, para Arola la creación y la muerte no son opuestos o antónimos, sino parte de una misma dinámica, un ciclo eterno: “Al morir por el beso de Dios, el espíritu del hombre sale por la boca y se une con Él que por unos instantes se ha disfrazado de muerte. En este sentido está escrito en el Talmud: ‘La más penosa de las muertes es la del garrote, la más dulce es la del beso [divino]”.

En la cultura popular, se considera que el besar es la unión de un espíritu con otro, la fusión que les permite convertirse en uno.

En ese sentido, el beso de la muerte es parecido al de los amantes. Es una prueba de íntima elección: el devoto es elegido por la divinidad como el amante es elegido por su amado.

FUENTE: https://mixfm.mx

jueves, 5 de octubre de 2017

El Niño Maldito de Ojo de Agua.


El balneario Ojo de Agua en la ciudad de Orizaba Veracruz, no solo cuenta con la famosa leyenda de la Sirena. Muy pocos conocen las apariciones de un niño maldito.

Hace algunos años ocurrió algo muy extraño, a un trabajador de una empresa de productos químicos cercana a ese lugar, cuando caminaba de regreso, completamente solo debido a que había tenido un problema en el trabajo que lo hizo quedarse rezagado, tomó el camino de Ojo de Agua, sin hacer caso de las advertencias, ni de los consejos que hablaban de espantos y apariciones.

Sucedió que cuando este hombre iba caminando por el lugar y pasaba muy cerca de los restos de lo que alguna vez fue un pozo de agua, escuchó el llanto de un niño, por lo que regresó y buscó en la oscuridad, hasta que vio a un niño muy pequeño sentado a un lado del pozo que lloraba desconsoladamente.

Se acercó y le preguntó porque lloraba, sin embargo el pequeño no parecía hacer mucho caso y después de insistir mucho, por fin le dijo que se había perdido, pero que seguramente sus padres lo encontrarían en la iglesia cercana, pidiendo que lo llevara cargando, pues él no podía caminar rápidamente.


Como era de esperarse, al hombre le causó algo de sorpresa esta petición, y como tenía buen corazón y juzgando que el menor era realmente pequeño y seguramente estaba asustado, no le costaría ningún trabajo realizar la tarea, y no tuvo ningún inconveniente en cargarlo.

Sin embargo, si le extraño la petición de que por ningún motivo volteara a verlo hasta que no hubieran entrado a la primera iglesia que encontrara.

Dispuesto a hacerlo de esa forma, el hombre siguió su camino con el niño cargando; pero cuando ya se acercaban a la iglesia, escuchó unos ruidos extraños que se le hicieron muy poco comunes y olvidando la promesa que había hecho al niño, volteó a ver lo que llevaba cargando, llevándose una terrible sorpresa, no era un niño, sino un ser monstruoso que empezó a carcajearse de manera aterradora; por lo que inmediatamente lo arrojo lejos y sin más entro a la iglesia en donde había unas cuantas personas, quienes escucharon las carcajadas pero ya no vieron al ser.

Fue entonces cuando el que parecía ser sacristán recordó una leyenda, que dice que el día que el monstruo logre entrar a la iglesia, ese día crecerá tanto el caudal de Ojo de Agua, que Orizaba desaparecerá por completo cubierta por el vital líquido, además que esa profecía la supieron sus abuelos antes que él y que era algo que el destino tiene señalado.

FUENTE: http://www.orizaba.org

miércoles, 4 de octubre de 2017

La mina encantada de San Buenaventura.


Transcurría el año de 1860 en San Buenaventura, aquel ambiente en que se vivía en esos pueblos del centro de Coahuila la vida siempre era incierta por los asaltos de las hordas de Lipaneses, Apaches y demás tribus que provenían periódicamente del país vecino del norte, robaban caballada, saqueaban los comercios, asesinaban a las personas que les daban guerra, y se llevan cautivos a jovencitos y jovencitas que allá de cuando en cuando era un verdadero milagro recatarlos de las fieras manos de los Apaches y Comanches.

Los medios de vida generalmente eran la Agricultura y la ganadería.

Uno de los hombres más ricos de San Buenaventura era un dueño de un ganado cabrío que ascendían a más de dos mil cabezas.

La majada la tenía establecida en las faldas del cerro de Santa Gertrudis guiado por un pastor joven que ahí mismo vivía en su jacalito a donde su amo le llevaba el hitacate cada dos días.

Una tarde el pastorcito acercó el ganado al río nadadores.


Al hacerlo, notó que le faltaban cinco cabras y se regresó a buscarlas, armado como siempre de un garrote para hacerlas "arrendar", después de andar mucho, oyó balar en un mogote de mezquites que estaba cerca del cerro y se dirigió allá. Ahí estaban amogotadas las cinco cabras y se adentró hasta ellas y al llegar a cierto lugar vio un pozo como de unos dos metros de circunferencia, se acercó a ver si era una noria, pero se dio cuenta por la luz del sol que penetraba hasta el fondo y vio que no era muy hondo y además tenía una vieja escalera de mezquite para poder bajar.

Ni tardo ni perezoso, lo hizo y cual no sería su sorpresa que una vez en el fondo vio que existía un túnel de metro y medio de altura y que unos pasos adelante estaban acumulados unos lingotes que el consideró eran de plomo por el peso.

Salió de ahí, fue e hizo una amarre de fibras de pita y volvió a bajar para sacar algunos lingotes. Con mucho trabajo logró sacar ocho y arrastrando amarrados cada unos los llevó a la majada.


Otro día en la mañana llegó Don Tiburcio a traerle el hitacate y otras cosillas al jacal y al ver los lingotes de plomo le dijo al pastor:

-Oye donde encontraste estos pedazos de plomo.

-Ah, pos ayer que se amogotaron cinco chivas allá en aquel mogote, allá en el que esta junto a unas palmas.

Y le contó todo lo que sucedido, Don Tiburcio le dijo que lo llevara al lugar, que quizás ese plomo se pudiera vender.

-A ver, vente vamos a ver, si sacamos más pa´ venderlo a los que tapan vasijas con el plomo.

Tomaron directamente el rumbo del mogote de mezquites, llegaron y cual sería su sorpresa que no existía ningún pozo.

-Oye Lencho me estás engañando, dime la verdá de donde los sacaste.

-Pos de ahí mero, Don Tiburcio, mire aquí están las yerbas apachurradas por donde me los llevé de dos en dos arrastrando los lingotes.


-Esto es cosa de brujería... Sabe Dios de que cosa mala será, Vamos, voy a llevarme los pedazos de plomo esos para que los bendiga el cura.

Bueno amito, como usted diga. Vamos a echarlos al expresito pa que se los lleve.

Pasaron los días y no se sabia nada, pero el pastor contó todo esto que hemos narrado y días después los gamusinos y aficionados a los tesoros y a las minas andaban por el cerro tratando de encontrar la mina, pero nunca jamás la encontraron.

Pero la versión del pastorcito se extendió hasta los pueblos cercanos y gentes de esos lugares andaban tras el hallazgo de la mina encantada, pero se perdió en el misterio más profundo...

Lo cierto es que Don Tiburcio al poco tiempo acrecentó su fortuna, compró más ganado caprino y tierras. 

por su parte el pastor siguió ahí con las cabras en el campo, como dicen nadie saben para quien trabaja, y quizás aun este el tesoro ahí para quien encuentre la mina encantada...

FUENTE: http://www.zocalo.com.mx

martes, 3 de octubre de 2017

Las Pastoras que se convirtieron en piedra.


A principios del siglo XX, en Guerrero, como en muchas otras partes de México, no había carreteras y mucho menos automóviles. La gente para transportarse de un lado a otro usaba los caminos reales o de herradura. Estos caminos atravesaban cerros, barrancos, laderas, y algunas veces eran sólo unas veredas por donde apenas podía transitar una persona a pie o en bestia, ya que eran muy estrechas.

Cuentan que en una ocasión un grupo de peregrinos y pastoras salió de la región de Costa Grande con rumbo hacia Chalma, en el Estado de México. Su finalidad era cumplir una “manda” o promesa que habían hecho al señor de Chalma, para que éste los ayudara a salir de los diversos problemas que cada uno de los peregrinos sufría. Era tal la fe de estos peregrinos que todos lograban obtener la ayuda que solicitaban al santo y por lo cual quedaban muy agradecidos.

Todo esto motivó que se les unieran más personas con el deseo de ir a Chalma, ya sea para que el santo les concediera el alivio a sus enfermedades o les diera consuelo a sus pesares. El viaje era realizado a pie o en bestias de carga, y eran varios días los que tenían que caminar para poder llegar a su lugar de destino. Pero eso no les importaba, pues ayudados por su fe lograban llegar con bien a Chalma. Una vez ahí, ponían ofrendas, oraban y pedían milagros al santo, el cual siempre los escuchaba y atendía sus ruegos.


Pero en una ocasión se les unieron a ellos un grupo de “pastoras”, las cuales también acudirían a Chalma para cumplir una promesa hecha al señor de Chalma. Las pastoras son un grupo de mujeres danzantes, las cuales se atavían de un traje especial multicolor y muy llamativo; algunas usan vestidos largos y amplios, parecidos a enaguas, adornados con telas de diversos colores y olanes; otras utilizan también unos sombreros, adornados con listones y lentejuelas. Y la mayoría, o casi todas ellas llevan un bastón, el cual tiene el grosor de una caña de azúcar y está adornado con telas o papeles de colores variados. También llevan unos cascabeles pegados o colgados a dicho bastón. Con este bastón, mientras danzan, golpean el piso y al pegar en el suelo produce un cascabeleo rítmico, lo que le da un toque especial a la danza interpretada por este grupo de mujeres pastoras o danzantes.

Pues bien, este grupo de peregrinos y pastoras pasaron por Acapulco, Chilpancingo, Iguala, y luego enfilaron rumbo a la ciudad de Teloloapan, ya que de ahí podían acortar camino yéndose por Ixcapuzalco o Ixcateopan, y de esta manera llegar más pronto a su destino. Ya llevaban varios días de camino y la mayoría estaban muy cansados. Poco antes de llegar a Teloloapan, en el punto conocido como “Tierra Colorada”, algunas de las pastoras se dejaron caer al suelo, y dijeron que ya no podían más, que ya no iban a ir a Chalma a cumplir su promesa. Dijeron que ellas se quedarían en Teloloapan y allí los esperarían, para regresar juntos.

Sus compañeros insistieron para que se animaran a acompañarlos, rogándoles que hicieran un esfuerzo y siguieran avanzando. Pero ellas dijeron que no, que ya se habían arrepentido y que ahí se quedarían a esperarlos a su regreso. En vista de que ya no querían seguir con ellos, el grupo de peregrinos decidió seguir avanzando rumbo a Teloloapan, dejando a las pastoras en el camino. Cuando apenas habían avanzado unos metros, los peregrinos voltearon la vista hacia el lugar donde se habían quedado las pastoras y grande fue su sorpresa al percatarse de que sus compañeras ya no estaban ahí, y que en su lugar sólo se encontraban unas enormes piedras azules, las cuales tenían figura de mujer.


Se santiguaron asustados y todos dijeron: “esto es un castigo del santo patrón de Chalma, pues habían prometido ir a visitarlo y bailar la danza de las pastoras en su honor, pero no lo hicieron, se arrepintieron y de castigo fueron convertidas en estatuas de piedra”. 

Hasta la fecha aún se pueden ver a estas estatuas de piedra como mudos testigos de la veracidad de esta leyenda. Si alguien se interesa y desea comprobarlo sólo tiene que ir a Teloloapan, donde cerca del basurero municipal encontrará un camino de herradura. Es el camino antiguo por el cual transitaban los peregrinos y lugareños. A pocos kilómetros de ahí está el lugar conocido como Tierra Colorada, donde desde lejos se puede ver a estas enormes estatuas pétreas, que parecen recordarnos a todos que si hacemos una promesa, hay que cumplirla.

Lamentablemente las piedras han sido vandalizadas y semidestruidas, sobreviviendo solamente una de ellas.

FUENTE: http://libroleyendasdeteloloapan.blogspot.mx